Flamingos Vintage Kilo

Hoy quiero hablaros de una tienda Vintage que visité en el viajé que realicé a Madrid hace unas semanas.
Esta tienda se llama Flamingos Vintage Kilo, como ya os hablé en la entrada anterior, ha sido EL descubrimiento que hice allí sin ninguna duda.

En la zona de Malasaña, se pueden encontrar veintenas de tiendas de ropa de segunda mano o vintage, y puedes encontrar de todo, desde más caras a más baratas, que exclusivamente venden ropa, o algunas en las que también venden accesorios u objetos.
Visitamos bastantes, la verdad, pero ésta, fue la primera en la que entramos, y la que nos enamoró perdidamente.
La primera sucursal, se encuentra en en C/ La Palma (No recuerdo el número, pero bajando desde Fuencarral está a los pocos metros). Es muy distinguible, ya solo la fachada enamora, en negro y rosa, con dos flamencos pintados escoltando la puerta, y dos maniquíes vestidos con ropa de la tienda acompañándolos a la entrada.

13

Es ropa traída desde EEUU, totalmente limpia y en perfecto estado (quizás puedes topar con una camisa a la que le falta un botón, pero no hay nada roto). Cuidan mucho cada prenda y desde luego se nota.
Lo que sorprende al entrar es lo ordenado que está todo. Está clasificado por prendas, y puedes encontrar desde blusas, camisas hawaianas, cazadoras vaqueras y petos, a parches, zapatos o cinturones. Realmente hay de todo, y cuando entras no sabes qué escoger.
En este tipo de tiendas hay una norma: NO HAY TALLAS. Osea, no te puedes fiar de que una talla ponga 38, y tu talla “normal” sea una 42. Es ropa antigua, cada fabricante se regía por sus propias medias (Anda, como ahora!).
Si te gusta una prenda, sácala y prueba suerte, si no te vale, no te preocupes, te va a costar qué elegir cuando acabes de probarte todo lo que hayas metido al probador. Por este motivo, es imposible que estén ordenadas por tallas, ya te digo, prueba suerte. Como muy bien nos decía Sandra, la chica que lleva esta sucursal “La prenda de ropa es la que te escoge, no tu a ella”. Y cuánta razón lleva.

16

Otra de las grandes ventajas de esta tienda, es que toda la ropa, la venden al kilo. ¿Qué significa esto? Si todas las camisas Hawaianas están a 24€/kg, la camisa no te va a costar más de 8 euros. En conclusión: Son gangas.
Un ejemplo: Mi amiga Sandra, compró en la primera visita una blusa, una camisa hawaiana y un mono, y fueron unos 21 euros. Una sola de esas prendas en Zara, ya te costaría los 21 euros.
Si quieres saber cuánto te puede costar una prenda, pregunta. Te lo pesarán y te dirán su precio sin compromiso alguno, asique fuera timidez, y como si estuviérais en vuestra casa, porque asi es como os van a tratar.

9

43

Como podréis ver, en esta entrada he contado tambien con mi amiga Sandra, que ha salido de detrás de la cámara. Otro de los puntos fuertes, es que la ropa antigua, tallaba grande, por lo que si eres Cury (Vamos, jamonaca) podrás encontrar también ropa. Y eso es una gozada. Cada vez que Sandra habla de esta tienda, dice que nunca se hubiese imaginado tener un mono. ¡Y se acabó llevando cuatro!

31

50

En el caso de esta blusa, con la que tuve mis dudas y finalmente me la llevé, estaba un poco sucia y me la hicieron una rebaja por eso. Creo que me salió por 3 euros. Y esto es un señor chollo. Lo malo: se arruga con mirarla. No se cuánto me la acabaré poniendo, pero es algo totalmente diferente a lo que tengo. La chica de la tienda de hecho me la planchó en el momento, un detallazo.

8

69

Lo mismo que me pasó a mi con el peto, le ha pasado a Sandra con este mono, ya se lo ha puesto bastantes veces. Fue el primero que compró, y de hecho, el día siguiente era el festival al que íbamos y lo estrenó para ello. Dice que son super cómodos, asique vamos a creerla.

33

32

Otra de las cosas que iba con ganas de mirar eran unos Levis cortos. Y allí hay multitud de ellos de todo tipo. Todos cuestan 15 euros, y yo opté por cogerme dos. Unos más desgastados, con agujeros, y otros más oscuros y normales. Los dos super cómodos, sientan muy bien y favorecen mucho.

10

58

Este es otro de los monos que se cogió, que a simple vista parece más vestido que pantalón. Lo malo de ellos, es que o tienen cremallera en la espalda, o toda la parte delantera, va con botones, total, que cuando vas al baño te tienes que desvestir entera. Pero todo lo demás son pros.

7

25

Otro de los puntos muy muy fuertes, la chica que lleva esta sucursal es un verdadero encanto. Super amable, cordial, te da conversación, y te trata como si estuvieras en tu casa. A nosotras incluso nos ofreció agua (Es un hecho muy reseñable, era la una del mediodía en pleno infierno caluroso madrileño). Su actitud fue uno de los incentivos para regresar el último día de nuestra estancia. Volveremos sin duda.
La segunda sucursal, se encuentra en Espíritu Santo, y justo la abrieron uno de los días que estábamos, asique el último día fuimos, y nos encantó. Es más grande, igual de ordenada, e igual de maravillosa. Asique la tienda en sí nos fascinó.

30

59

Este fue el único mono que compré y en verdad, fue un regalo para mi hermana. A mi me recuerda al típico uniforme de colegiala japonesa y me hace gracia ponermelo porque parece que la gente se me queda mirando. Lo único que traía un botón roto, pero no pasa nada, se cambia y ya está!

Y esto ha sido todo por hoy. Espero que si haceis una visita a Madrid, paséis por esta tienda, no os dejará indiferente.
Gracias por seguir leyéndome!

41

 

 

Advertisements